Historia Fe y Alegría Bolivia

“Los grandes árboles nacen de pequeñas semillas. Sin mobiliario, ni pupitres, ni bancos

nació Fe y Alegría en el ranchito de Abraham Reyes en Venezuela… La semilla

tenía fuerza expansiva, contagiosa y fecunda” P. José María Vélaz/Fundador de Fe y Alegría

De ésta semilla nació un frondoso y gigantesco árbol que hoy cobija a 20 países del mundo, más de un millón y medio de participantes directos en los programas educativos entre niños, jóvenes y adultos a nivel internacional.

El año 1966 nace Fe y Alegría en Bolivia. Del mismo modo que en Venezuela, Fe y Alegría tuvo al albañil Abraham Reyes como co-fundador, padre de 13 hijos, quien junto con su esposa Patricia donó su casa para que se convirtiera en la primera escuela de Fe y Alegría del Continente; en Bolivia el co-fundador generoso fue don Octavio Amarro, trabajador fabril, padre de ocho hijos y vecino de La Portada quien se replegó junto a su familia a una sola pieza de su casa para ceder cinco dependencias como aulas para que se inicie la escuela Copacabana de La Portada, la primera escuela de Fe y Alegría en Bolivia.

El mismo año 1966, Fe y Alegría firmó un convenio con el Ministerio de Educación mediante el cual, desde entonces, el Estado Boliviano se comprometía a garantizar y financiar el personal docente y administrativo de las escuelas de Fe y Alegría, asegurando para ellos el mismo trato salarial, laboral y social que disfruta el personal de los centros educativos fiscales.

En esta época, Fe y Alegría para generar fondos que ayuden a cubrir los costos que implicaba edificar escuelas, equiparlas, mantenerlas, etc. promovió una fuerte colaboración de voluntarios y voluntarias que trabajaban apoyando la labor de Fe y Alegría.

Fe y Alegría fue creciendo gracias al sueño compartido, al esfuerzo solidario, a la cooperación y ayuda de las comunidades educativas y de las congregaciones religiosas femeninas y masculinas. Estudiantes, padres y madres de familia, docentes, religiosos y religiosas, todos unidos trabajando por levantar escuelas y hacer de ellas unos centros educativos, donde las/os niñas/os, jóvenes y adultos tuvieran la oportunidad de crecer y educarse.

Hoy Fe y Alegría Bolivia está en los nueve departamentos, con más de 450 Centros Educativos, es la Red de Escuelas de Convenio más grande del país.

Ofrece oportunidades de formación en las áreas: formal, alternativa, especial y técnica.

Fe y Alegría en Cochabamba

Fe y Alegría se inició en Cochabamba en 1966, impulsada por el jesuita P. Julio Iniesta. La primera oficina departamental se ubicó en la Plaza San Sebastián.

En 1966 la Cooperativa Agrícola Alalay transfirió gratuitamente un predio a favor de Fe y Alegría donde funcionó la primera escuela de Fe y Alegria en Cochabamba con el nombre de “El Salvador”. En esta Unidad Educativa, gracias a la colaboración de la Hna. Ana Molins, se implementaron huertos para centros de producción. Así mismo, por el empobrecimiento de la zona, se instaló una panadería escolar. La primera escuela El Salvador comenzó con 336 alumnos.

También en 1966 se inauguró el segundo centro educativo  “Obispo Anaya” en el kilómetro cinco y medio de la carretera antigua a Santa Cruz, en la capilla de Santa Vera Cruz con 100 alumnos.

Posteriormente, en 1969, la Dirección Departamental se encomendó a otro jesuita al P. Estanislao Pascual, quien tuvo que lidiar con las autoridades educativas locales, que obstaculizaban el crecimiento institucional.

De 1971 a 1974 el jesuita P. Tomas García se hizo cargo de la Dirección Departamental y trasladó las oficinas a la Calle Bolívar, contigua a la residencia de los padres jesuitas, donde permaneció hasta inicios de la década de los 2000.

En junio de 1971, por un accidente trágico, camino a la inauguración de un kinder en Comarapa, falleció el P. Estanislao Pascual y también la Hna. Quintina Pérez. Resultó gravemente herido Humberto Portocarrero, Director Nacional de Fe y Alegría Bolivia.

De 1975 a 1977 asume la Dirección Departamental la Hna. Asunción Aragonés, de la congregación Jesús María. En su gestión se formó un grupo de animadores permanentes en la formación cristiana y pedagógica.

De 1978 a 1979 sume la Dirección Departamental el P. Luis Roma S.J., quien formó un equipo de profesores itinerantes con base en el Centro Productivo San Ignacio de Loyola de Tacata. Estos profesores recibían capacitación nacional e irradiaban todo lo aprendido a las unidades educativas del país.

De 1980 a 1989 la Hna. Gloria Espósito en la Dirección Departamental se ocupó de crear nuevos centros educativos y promover centro de producción, además de continuar impulsando  el equipo de Mejoramiento Docente para el seguimiento a unidades educativas. En este periodo se delineó el primer libro de Lecto-Escritura para primero básico. Se impulsó también el primer programa departamental de “Matemática por Radio”.

De 1990 a 1995 el Hno. José Antonio López, de los Hermanos Maristas, fue el Director Departamental quien, además de continuar la expansión de Fe y Alegría en el Departamento, y de ejecutar el Plan Trienal dirigido desde la oficina nacional que enfatizó la elaboración de una propuesta curricular institucional (el Currículum Alternativo Popular, Intercultural y Bilingüe) y la generalización de la propuesta Yachay Wasi. Viendo la necesidad de un espacio físico para la formación de docentes y un lugar para el encuentro de los grupos juveniles construyó la “Casa de La Juventud” donde se realizaron enorme cantidad de encuentros nacionales de los equipos de Fe y Alegría y donde se realizan hasta hoy coloquios, talleres, retiros y otras actividades.

En el segundo lustro de la década de los 90 no fue fácil encontrar a la persona que asumiera la Dirección Departamental de Fe y Alegría en Cochabamba. En 1996 el profesor Germán Camacho asumió temporalmente la Dirección Departamental hasta el nombramiento de la Lic. Katya Ferrufino quien asumió la Dirección Departamental solo durante la gestión 1996.  Luego la Hna. Febianne Kotamkompil, de la congregación religiosa Jesús María, asumió la Dirección Departamental de Fe y Alegría en Cochabamba durante la gestión 1997. En 1998 asumió la Dirección Departamental el jesuita P. Juan Enviz. Todos estos directoras/es, además de continuar el impulso de crecimiento de cobertura, se concentraron en dar continuidad al Plan Trienal gestionado y dirigido por la oficina nacional.

De 1999 a 2003 asumió la Dirección Departamental la profesora Jael Rodríguez, quien consolidó la presencia institucional en el Departamento continuando el impulso de crecimiento de unidades educativas en diferentes Provincias.

De 2003 a 2007 el profesor Carlos Carranza se hizo cargo de la Dirección Departamental. Impulsó la labor del equipo departamental y la elaboración y ejecución del primer quinquenio del plan estratégico institucional dinamizado desde la oficina nacional. Continuó también el impulso de crecimiento institucional en diferentes Municipios del Departamento. El profesor Carranza trasladó la oficina departamental a las dependencias del ex colegio Juan XXIII en Villa Granado, donde continúa funcionando hasta el día de hoy.

Desde 2008 hasta el 2013 fue Directora Departamental la Lic. Patricia Vargas contribuyó a consolidar la presencia institucional en el ámbito educativo del Departamento y a la ejecución de la etapa final del primer Plan Estratégico Institucional y parte del segundo Plan Estratégico institucional que enfatizó el trabajo de la calidad educativa, dirigida desde la Federación Internacional de Fe y Alegría y la propuesta de equidad de género y prevención de la violencia de género.

Desde 2014 a la fecha el Director Departamental es el Lic. Luis Carrasco  cuya gestión se caracteriza por: 1) enfatizar el crecimiento institucional en Provincias e intensificar la atención a dichas unidades educativas; 2) dejar unidades educativas que han quedado en el área urbana que ya no necesitan la presencia institucional, 3) renovar el compromiso entre las comunidades educativas y Fe y Alegría para garantizar la presencia institucional y el trabajo en ellas por los próximos dos lustros y 4) Revitalizar el compromiso de directores y educadores con la misión institucional a través de procesos de formación permanente sostenidos. Pese al cierre de algunas unidades ubicadas en sectores urbanos, el crecimiento de Fe y Alegría se ha ido incrementando en diferentes Provincias y Municipios del Departamento.

En el Departamento de Cochabamba Fe y Alegría está presente en 11 Provincias: Arani, Ayopaya, Campero, Carrasco, Capinota, Cercado, Chapare, Mizque, Punata, Quillacollo, Tiraque,  y en 20 municipios: Aiquile, Capinota, Cercado, Colcapirhua, Colomi, Chimoré, Entre Ríos, Independencia, Kami, Mizque, Omereque, Punata, Quillacollo, Sacaba, Sacabamba, San Benito, Tiquipaya, Tiraque, Villa Rivero, Villa Tunari.

Actualmente Fe y Alegría

atiende a 96 unidades educativas en 11 Provincias del Departamento de Cochabamba. De ellas, 37 se encuentran en el Municipio del Cercado y las restantes 59 unidades educativas se encuentran en las demás Provincias del Departamento.

Son parte del Movimiento de Educación Popular Fe y Alegría en Cochabamba 77.889 participantes, 2.149 educadores, 54.752 padres y madres de familia.

Se trabajan las propuestas educativas: Educación Regular, Educación Alternativa y Especial, Educación Intercultural Bilingüe, Educación en Valores Humano Cristianos, Formación para el Trabajo y Formación de Educadores.

Han pasado 50 años desde que se inició este gran sueño; sin embargo quienes somos parte de este gran Movimiento de Educación Popular Integral no debemos olvidar que Fe y Alegría desde que nace en Bolivia, se compromete en su acción a: 

  • Optar por los marginados y excluidos,
  • Buscar la transformación de las estructuras,
  • Formar al hombre/mujer nuevos
  • Ayudar a descubrir que la fe se manifiesta en obras de justicia.

Y que para lograr estos propósitos fundamenta su acción educativa en la educación popular, en la pedagogía liberadora. Por ello su trabajo se caracteriza por la concientización, el fomento de la libertad, del espíritu crítico y de la creatividad todo ello, constantemente animado por el la Buena Nueva que nos anunció Jesús de Nazareth.

En este sentido, es responsabilidad de TODOS y TODAS quienes somos parte de Fe y Alegría, tener siempre presentes estas intenciones primeras con las que nace nuestro Movimiento, para que sean al mismo tiempo, nuestro norte y nuestra motivación en la labor cotidiana.

Memoria institucional

Memoria Anual

 

 

 

 

Volver